Archivo de la etiqueta: barro y creatividad

Un verano a cuenta de la creatividad

Cuando se empieza nunca se acaba, y más cuando se encuentra el centro de una pasión, yo he tenido la suerte de encontrarlo porque la creatividad me ha proporcionado el entusiasmo de la indagación, de aprender, de buscar lo nuevo, de mezclar lo imposible…

Y en este verano he podido investigar una nueva combinación de las que me gustan, entre cosas aparentemente opuestas, pero que al final resultan combinaciones posibles y extraordinarias, esta vez ha sido el coaching, la creatividad y el barro.

1DSC_02690149

Esta mezcla ideada en la Escuela de Coach Creativo y Personal, que tiene el atrevimiento de juntar a un grupo de personas, durante una semana en un hotel rural en Gaucín, cosa que en un principio puede generar preguntas tales como ¿tanto da de sí este tema? ¿Un grupo de gente desconocida será capaz de sacar algo en claro y encima convivir en un sitio aislado 7 días? ¿Merece la pena invertir mis vacaciones en semejante experiencia?

Ahora ya ha terminado la experiencia y es posible, es posible discurrir sobre el proceso creativo personal, mirándote desde el sentir, trabajando el como lo haces, y pensando para hacerlo.

Acercarte a un método diferente de trabajo, marca la primera pauta que te hace trabajar desde dentro, desde resonar con la sinceridad de tus diálogos interiores y exteriores, con la aparición de creencias y tabus que te paralizan para el desarrollo de tu vida.

El barro es un hilo conductor y un medio de expresión maleable, dúctil, texturado, multicolor, del que aparecen a veces formas que te envía el inconsciente, para que si quieres seas consciente. Es un buen elemento, muy sabiamente escogido para que cada pieza ofrezca un mensaje por si misma y luego en conjunto, sobre lo que cada cual es.
Se trabaja junto a esto en el proceso creativo, el mundo de las ideas, sobre nuestras creencias, expectativas, mitos…Con la clave, dejarse fluir, ya que cuanto más se abre la mente sin ideas previas, es más fácil crear; el ruido y la contaminación de nuestros pensamientos, no hacen más que paralizarnos en cualquier parcela de la vida, por lo que hay que ejercitarse en abrir la mente a todas las posibilidades, y para ello es fundamental darse permiso, dar a la creación de nuestra vida la posibilidad de vivir todo lo que queramos vivir.

Además de paseos por la maravillosa naturaleza de las sierras de Gaucín, nos adentramos en paseos por los sentidos, y sus sistemas de representación, para ello analizamos como nos manifestamos a través de cada uno de ellos, abriendo además otra puerta inmensa hacia como es nuestra forma de comunicarnos, y las dificultades que estas manifestaciones tienen para personas con diferentes formas de representar a través de los sentidos. La prueba de ello, la experimentamos cuando cada una de las personas que asistimos, nos hicimos conscientes de cómo expresamos y nos manifestamos hacia el exterior de formas completamente diferentes.

La práctica de las herramientas de análisis, nos llevó a comprender, que la creatividad se puede ampliar cuando se desarrollan los sentidos que no usamos habitualmente, añadiendo a los cinco sentidos clásicos, el kinésico, incorporando por tanto, las sensaciones internas y externas. En la consciencia de todos estos procesos, vimos lo que nos aporta en lo diario, una riqueza inacabable, y lo mejor de todo, la posibilidad de recuperar una creatividad abandonada en muchas ocasiones por la rutina, la apatía o lo urgente sobre lo importante.

Además de la consciencia, trabajamos la flexibilidad y la adaptación de situaciones y objetos, y centramos nuestra atención en como nos organizamos y a partir de ahí podemos realizar evaluaciones potenciadoras, lo que nos lleva a organizar nuestra experiencia dándonos una visión nueva y esclarecedora.

En este proceso de búsqueda con consciencia, he descubierto preguntas como: ¿Quién soy yo creativamente? ¿Qué funciona dentro de mí para que me organice de esta forma? ¿Cuáles son mis dificultades? y ¿Qué me gustaría que pasara con ello? Y sobretodo, después de este oasis de aprendizaje, ¿Cómo llevo a la práctica lo aprendido?

Y luego ir más allá, explorar cual es el impacto de este proceso, curiosear y luego curiosear todavía más, mirarme con sorpresa, ser consciente de mis posibilidades, innovarme. Hacer un viaje de exploración guiada por mis sueños, y que ellos me den la dirección de mi camino vital.

Al final de toda esta experiencia, me he traído el proceso de exploración y las herramientas para realizarlo, el barro y su lenguaje metafórico, el grupo de personas con las que lo he compartido, diversas y enriquecedoras, el círculo de aprendizaje, en el que cada persona aprende de sí misma y todas de las demás, desde la escucha atenta, el respeto y la activación que produce el aporte de otros puntos de vista.

Me queda un deseo, ¡Que la onda expansiva de este aprendizaje dure para siempre!

1DSC_00410002La última palabra es, gracias, a todas las personas que han formado parte de este proceso, y sobretodo a Concha y Enric, por hacerlo posible.

20140819_20423020140817_205916

Publicado por: Mª Luz Torrontegui, agosto de 2014

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo Uncategorized